_

Eames Lounge Chair
Un sillón convertido en todo un clásico

Durante la mayor parte de su colaboración, Charles y Ray Eames se dedicaron a diseñar muebles que podían producirse en masa a precios bastante asequibles. El matrimonio, revolucionó la industria del mueble con varios métodos innovadores que fomentaban una evolución del mobiliario y una rápida producción. Ambos querían desarrollar un diseño interior y una decoración que fuera accesible para el ciudadano medio, pero que eso no viese comprometida ni su estética ni su funcionalidad.

Algo diferente sucedió con el sillón Eames Lounge Chair, el cual fue concebido como un articulo más lujoso con su tapicería en piel y sus acabados artesanales.

_

_

Pero, ¿de dónde parte la idea para su creación?

Charles y Ray Eames a menudo visitaban a su amigo el cineasta Billy Wilder en sus sets de rodaje. Mientras trabajaba, el famoso director utilizaba una silla de salón improvisada para poder echar una cabezada entre tomas. Aquel hecho rutinario fue la semilla que desencadenó uno de los diseños más codiciados de nuestros tiempos.

La pareja, que ya tenía experiencia trabajando con la madera contrachapada desde la invención de su maquina “Kazam!”, con la cuál moldeaban durante la Segunda Guerra Mundial chapas de madera aplicando calor y presión, decidieron recuperar esta técnica para la creación de la carcasa exterior de su butaca.

_

_

La parte interior, formada por el asiento y el respaldo, tomó prestada su forma de la idea de un guante de béisbol usado. Aquella forma envolvente revestida de piel, era a los ojos del Charles y Ray un lugar perfecto en el cual el usuario podría relajarse y sentirse abrazado, experimentando así una sensación de comodidad y familiaridad total.

Pero aquello no era todo, para mayor confort, la butaca constaba de un asiento bajo y reclinable, sostenido sobre una base de aluminio fijada en un ángulo reclinado que añadía descanso lumbar, y por fi fuera poco venia acompañada de una otomana de idénticos acabados sobre la cual estirar las piernas y abandonarse al placer.

Sorprendentemente su presentación no fue un éxito rotundo. Cuando el sillón se estrenó en el show televisivo de Arlene Francis ‘Homeen en 1956, la presentadora lo calificó como “una desviación” de las creaciones anteriores de los diseñadores. Y aunque dado el éxito actual que tiene la pieza nos parezca impensable, en una carta a Charles, Ray escribió que la butaca parecía “cómoda pero poco elegante”.

Curiosidades a parte, este gran diseño sigue siendo para muchos la pieza que desearíamos que presidiese nuestro salón.

_

2020-06-30T09:34:27+00:00ICONOS, MOBILIARIO|

About the Author:

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.